En Argentina, cada 2 horas se registra un caso de cáncer vinculado con el consumo de alcohol

En el Marco del Día Mundial contra el Cáncer (4 de febrero), desde el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense pedimos incrementar las campañas públicas para concientizar sobre la estrecha asociación que existe entre el riesgo de padecer esta enfermedad y el consumo del alcohol.

Las últimas las estadísticas oficiales dan cuenta que en la Argentina se registran 4400 casos de cáncer por año vinculados con la ingesta de bebidas alcohólicas: por eso consideramos indispensables las políticas públicas que apuntan a la prevención.

Desde el Observatorio buscamos realizar aportes para concientizar de que el consumo de bebidas alcohólicas puede generar cáncer de esófago, laringe, hígado, colon, recto, boca, garganta y mama.

Las cifras oficiales muestran que el 3,5% de los casos de cáncer son atribuidos al consumo de alcohol. Estos indicadores posicionan a nuestro país en un lugar intermedio-alto respecto de los países del mundo -rango que va entre 3,3% a 3,9% – y entre los más altos de América Latina.

La prevención tiene que hace foco de forma particular en niños, niñas y adolescentes: los relevamientos que realizamos año tras año desde la creación del Observatorio nos muestran edades de inicio en el consumo cada vez más tempranas.

Cabe destacar que el informe 2021 sobre consumo de alcohol por parte de NNyA, que realizamos desde la Defensoría sobre un total de 1000 entrevistas a jóvenes escolarizados, arrojó que 1 de cada 5 de las y los consultados (22,6%) considera que el consumo de alcohol es menos peligroso en comparación a otras sustancias como el tabaco, la marihuana y la cocaína.

Del análisis de las entrevistas también surge que existe una mayor percepción de riesgo por parte de las mujeres respecto a los hombres. Concretamente, mientras que el 18% de las entrevistadas dijo que considera al alcohol menos peligroso, ese indicador se eleva a casi el 29% en los hombres.

La percepción de riesgo más baja se da entre las y los jóvenes de entre 12 a 15 años: el 28,4% calificó al alcohol como menos riesgoso y ese porcentaje disminuye a medida que avanza la edad de las y los entrevistados: 20,7% entre las y los jóvenes de 16 y 17 años, y 14,7% entre quienes tienen 18 o más años. En este último caso la tasa es prácticamente la mitad de lo registrado en la franja etaria más joven de la muestra. Otro dato a tener en cuenta es que el 5% de las y los entrevistados –unos 50 jóvenes- reconoció haber tenido o experimentado alguna vez un deseo muy fuerte de consumir alcohol, pudiendo constituir un indicio de posible adicción.

Desde el Observatorio de Adicciones proponemos:

  • Es necesaria una reforma integral de la Ley de Prevención del Alcoholismo, sancionada hace 25 años, que ha quedado absolutamente desactualizada ante las nuevas tecnologías y los avances comerciales y marketineros de la industria.
  • Realizar campañas de información y concientización y actualizar los contenidos curriculares del sistema educativo, en ambos casos teniendo en cuenta las particularidades psicológicas de las y los jóvenes.
  • Realizar campañas públicas de información y sensibilización sobre los efectos perjudiciales de la exposición prenatal al alcohol, concientizando a las mujeres en edad fértil sobre los peligros del consumo de alcohol en embarazadas por el riesgo de desarrollar casos de Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) / Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF).
  • Desde el Observatorio impulsamos un proyecto de ley que tramita en la Comisión de Adicciones de la Cámara de Diputados bonaerense. La iniciativa busca crear un programa de educación integral en adicciones con carácter obligatorio que atraviese todas los niveles y modalidades del sistema educativo en la Provincia.

SEGUIME EN TWITTER

MÁS INFORMES

“Cada semana se abre una investigación penal por episodios similares a...

Solo en el primer semestre del año pasado se abrieron 28 investigaciones penales preparatorias de violencia institucional que fueron asignadas al Registro de Violencia Familiar y Género. Esto nos un promedio de un casa cada siete días