Drogas: Tráfico y consumo en COVID19.

Un documento traducido al español elaborado por la UNDOC (Oficina de Naciones Unidas para las Dogas y el delito), aborda los tres ejes: Producción, Trafico y Consumo.Queremos detenernos en facilitar las conclusiones específicas del capítulo referidos al consumo. Aquí dejamos parte de ese análisis.

 

El impacto de las medidas implementadas para abordar la pandemia de COVID-19 parece haber sido más homogéneo hasta la fecha al final de la cadena de suministro de drogas, en los mercados de destino. Muchos países de todas las regiones han informado una escasez general de numerosos tipos de drogas a nivel minorista, así como aumentos en los precios, reducciones en la pureza y que los consumidores de drogas han estado cambiando la sustancia (por ejemplo, de heroína a opioides sintéticos) y / o accediendo cada vez más al tratamiento farmacológico. Sin embargo, algunos países de los Balcanes y del Medio Oriente, donde las medidas no son tan estrictas durante el día, han reportado menos interrupciones.Según los informes, el impacto general en el suministro a granel es más heterogéneo, entre las drogas como entre los países. El aumento de los controles resultantes de la implementación de medidas para combatir la propagación de COVID-19 ha tenido consecuencias de doble filo en el suministro a gran escala. Algunos países, como Italia y los países de Asia Central, han experimentado una fuerte disminución en las incautaciones de drogas. Otros países, como Nigeria, han informado de un cese en el tráfico de drogas. También ha habido informes de grupos delictivos organizados involucrados en el tráfico de drogas que se distraen de sus actividades ilícitas habituales debido a la delincuencia emergente vinculada a la pandemia COVID-19; por ejemplo, el delito cibernético y el tráfico de medicamentos falsificados en los países de los Balcanes.Por otro lado, otros países, incluida la República Islámica de Irán y Marruecos, han informado sobre grandes incautaciones de drogas, lo que indica que el tráfico de drogas a gran escala todavía está ocurriendo, y algunos han informado un aumento en la interdicción como resultado del aumento de los controles. Un ejemplo de un aumento en la aplicación de drogas se ve en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, donde una mejora en la interdicción de actividades de “líneas de condado”, un modus operandi de tráfico particular para COVID-19 y la cadena de suministro de drogas: desde la producción y el tráfico hasta el uso se ha informado de ese país en el que se explota a jóvenes desfavorecidos. Las interceptaciones de drogas “fortuitas” en países como Egipto también han dado lugar a incautaciones de drogas de mediana escala durante los controles de la calle, y los informes de Nigeria indican un continuo tráfico de drogas, con un posible aumento en el uso de los servicios postales.

Que dice el documento respecto al consumo aquí el capítulo:

“La escasez de drogas ha sido reportada y podría tener consecuencias negativas para la salud de las personas con trastornos por consumo.Muchos países han reportado escasez de drogas a nivel minorista, con informes de escasez de heroína en Europa, el suroeste de Asia y América del Norte en particular. La escasez de suministro de drogas puede ir acompañada de una disminución general del consumo (por ejemplo, de drogas que se consumen principalmente en entornos recreativos como bares y clubes) pero también, especialmente en el caso de la heroína, puede conducir al consumo de productos nocivos a nivel nacional. En términos de alternativas, algunos países de Europa han advertido que los usuarios de heroína pueden cambiar a sustancias como el fentanilo y sus derivados. También se ha informado un aumento en el uso de productos farmacéuticos como las benzodiacepinas y la buprenorfina, en la medida en que su precio se ha duplicado en algunas áreas.Los patrones perjudiciales derivados de la escasez de drogas incluyen un aumento en el uso de drogas inyectables y el uso compartido de equipos de inyección u otros, todo lo cual conlleva el riesgo de propagar enfermedades transmitidas por la sangre, como el VIH / SIDA y la hepatitis C, y COVID-19 sí mismo.Los riesgos derivados de una sobredosis de drogas también pueden aumentar entre las personas que se inyectan drogas y que están infectadas con COVID-19.Algunos países han informado que las actividades de las organizaciones que brindan apoyo a las personas que usan drogas se han visto gravemente afectadas. En respuesta a una reducción en la accesibilidad de la provisión de servicios de tratamiento durante el cierre, han aumentado los servicios de bajo umbral y reducido las barreras para obtener medicamentos de sustitución de opiáceos; por ejemplo, permitir que las farmacias dispensen metadona, como en el Reino Unido. Sin embargo, otros países han reportado dificultades para mantener los servicios para usuarios de drogas.Las dificultades económicas causadas por COVID-19 podrían empeorar el consumo de drogas.“A la larga, la recesión económica causada por la crisis de COVID-19 tiene el potencial de conducir a una transformación duradera de los mercados de drogas. Pueden también afectar a las personas que ya están en una posición de desventaja socioeconómica más que otras. Esto podría conducir a un aumento en el número de personas que recurren a actividades ilícitas relacionadas con las drogas para ganarse la vida (producción, transporte, etc.) y / o ser reclutadas en organizaciones de narcotráfico.Según las experiencias de la crisis económica de 2008, es justo suponer que la recesión económica puede conducir a reducciones en los presupuestos relacionados con las drogas entre los Estados miembros, un aumento general en el consumo de drogas, con un cambio hacia drogas más baratas y un cambio en patrones de uso para inyectarse drogas y sustancias con un mayor riesgo de daño debido a una mayor frecuencia de inyecciones.” El documento agrega: “Una vez que se levantan las restricciones, los shocks económicos también pueden provocar un aumento en el consumo de drogas, como se observó en el pasado. Paralelamente, la crisis económica limitará la capacidad de los Estados miembros para frenar la producción de drogas y mitigar los daños resultantes del consumo de drogas, si hay menos fondos disponibles para programas antinarcóticos y desarrollo alternativo, así como para programas de prevención y tratamiento de drogas.La lucha contra el narcotráfico sigue siendo una responsabilidad internacional. La mayor parte de la demanda de sustancias traficadas proviene de países distintos de aquellos donde se producen drogas y la mayoría de los ingresos relacionados con las drogas se generan en los países de destino. Como tal, la lucha contra el narcotráfico sigue siendo una responsabilidad compartida que requiere un esfuerzo internacional concertado para abordar los nuevos desafíos relacionados con la pandemia de COVID-19, que están afectando a los países de suministro, tránsito y destino.La evidencia reunida hasta el momento sugiere que la pandemia de COVID-19 y las medidas para contenerla están afectando la cadena de suministro de drogas, desde la producción y el tráfico hasta el consumo, en diversos grados. El monitoreo estrecho de la cadena de suministro y de los patrones de uso de drogas y sus consecuencias es primordial para evaluar si los cambios observados son solo temporales o si los mercados de drogas experimentarán una transformación duradera.”Esta descripción de UNODC debe servirnos para estar plenamente atentos a los cambios de modalidad tanto en el consumo como en el trafico, sobre todo a partir de la territorialidad que hoy ocupan los distribuidores locales en los grandes conglomerados urbanos.

SEGUIME EN TWITTER

MÁS INFORMES

Bingos en crisis: ¿Todo es culpa del Covid-19?

Apenas pasó un mes del aislamiento preventivo, social y obligatorio, con el consecuente cierre temporal de las salas de juego, y ya...