El desafío de escribir y agregar cuartos a la casa de la vida

“Escribir es agregar un cuarto a la casa de la vida”, dijo alguna vez Adolfo Bioy Casares que, junto con Jorge Luis Borges, formó una legendaria dupla cuyas obras marcaron un antes y un después en la literatura argentina.

Hace poco más de 11 años decidí hacerle caso a Bioy y me lancé a construir el cuarto que me faltaba. Así fue como nació mi primer libro “No va Más”. Lo hice con el objetivo de explicar algo que aún hoy resulta bastante ajeno para gran parte de la sociedad como es el negocio del juego en la provincia de Buenos Aires y sus implicancias en las siempre intrincadas relaciones entre poder político y empresario. Nunca imaginé semejante repercusión: “No va más”, aún hoy, una década después de su primera edición, sigue siendo un libro de referencia para entender la genealogía de un fenómeno que es mucho más que un negocio.

Escribir, editar y publicar se convirtió en un camino de ida. Por eso, antes de terminar mi mandato como diputado provincial, me lancé a mi segunda aventura en el campo de lo que se conoce como No Ficción, un género literario caracterizado por el empleo de la exposición, descripción, narración o argumentación de un contenido basado en hechos reales. El resultado fue “20X20 ¿Sin Salida?”. Este libro, editado en 2013, se compone de dos partes: una recopilación histórica sobre cómo llegaron, por qué llegaron y por qué se fueron cada uno de los 20 Ministros de Seguridad que pasaron por la provincia de Buenos Aires entre 1990 y 2013. Y una segunda parte de propuestas destinadas a lo que en aquel entonces considerábamos debía ser una nueva política de seguridad que garantizara derechos elementales de las y los bonaerenses.

Cinco año más tarde, en 2018, llegó el momento de ampliar horizontes y decidí agregar un cuarto diferente a la casa de mi vida con mi primera obra literaria de ficción: “Poemas y diarias suburbanas sin ningún mérito”.

Finalmente, en 2019, escribí “Salió Mal”, otro libro de no ficción que combina investigación periodística y de ciencias sociales. El objetivo fue intentar reflejar la urgente necesidad de un nuevo paradigma que reemplace la fracasada política de drogas que rige en nuestro país desde hace décadas. Lo hice a partir del testimonio crudo, directo, sin intermediarios, de personas que lograron superar sus adicciones.

En el Día Internacional del Libro, que se celebra el 23 de abril en todo el mundo, es indispensable poner en valor lo que, en definitiva, constituye el producto cultural más transcendente de la civilización.

En palabras del propio Borges: “De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo…Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.


SEGUIME EN TWITTER

MÁS INFORMES

Campaña de concientización por el “Último Último Día” (UUD) en Esteban...

Se trata de una iniciativa del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos que coordina el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia...