El particular lenguaje de los adolescentes en los videojuegos: Recetas para que los padres carreen a sus hijos

Los videojuegos online tienen una jerga propia, derivada del inglés, que los chicos usan en la vida cotidiana. Los padres, ajenos al léxico, quedan afuera de un mundo que se les vuelve extraño.

Por Sonia Santoro de Página 12

https://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/2019-06/na21fo01_19.jpg?itok=cnXkmdqS

El golpe retumbó en las ventanas de la habitación. Eran las tres de la madrugada, L dormía hacía un par de horas. Al galope acelerado de su corazón tratando de entender qué pasaba, pronto le siguió una suave cabalgata. “¡¡¡Estoy hasta los huevos de carrearte!!!”, gritaba su hijo adolescente, unos metros más allá, detrás de su computadora. Y unos segundos después, una carcajada casi tan violenta como el golpe. A pesar de no entender la mitad de lo que decía su “niño”, pudo darse cuenta de que era simplemente otra trasnoche de videojuegos on line. El nombre del juego le resultaba tan misterioso como todo lo que implicaba: LOL. Por lo que escuchaba, había torres, había que esquivar monstruos y había que matar a muchos y llegar hasta algún lugar, todo en equipo. Un mundo totalmente desconocido para ella y para gran parte de padres y madres de amantes de estos juegos. En una casa con hijos adolescentes que juegan on line (la mayoría son varones) es muy común sentir que se vive en un nuevo planeta donde el lenguaje y las costumbres definitivamente dejan afuera a los padres. Aquí algunas definiciones y pistas para entender de qué se trata y trascender prejuicios.La velocidad y cantidad de palabras de las cuales el significado son ajenos puede ser apabullante. ¿Qué significan y de dónde vienen estas palabras? Gran parte son adaptaciones del inglés, casi todos los juegos están en ese idioma. Pero hay otras made in Argentina, creadas por un streamer (persona que se dedica a hacer videos en vivo jugando juegos, contando historias o haciendo cualquier otra cosa que atraiga a su comunidad) local. Esas expresiones trascienden ese mundo y sin saberlo en cualquier momento los mismos adultos que cuestionan los juegos se encuentran usándolas.

–¡Dejá de farmear! Es un asco. Dejen de farmear y pusheen -escuchó L (la identidad es reservada para proteger la susceptibilidad de los hijos) y volvió a dormirse. Nada malo estaba pasando, más que chicos “disfrutando de violencia falsa”, como había escuchado decir a un jugador alguna vez.

Aquí una digresión. Farmear: “Españolización del término inglés farming (agricultura). Realizar repetidamente una acción con el fin de conseguir puntos de experiencia, dinero, objetos o cualquier otra ventaja para nuestro personaje”, define el gamerdic.es. Pusheen: Del inglés to push (empujar). En el videojuego League of Legends (LOL), hacer avanzar a los súbditos hacia una torre para forzar la defensa o para facilitar la destrucción de las torres.

Otras veces L se había levantado de su cama y le había gritado a su hijo casi tanto como él (el Tano Pasman un poroto), que la cortara. Él le había dicho que esa palabra ya no se usaba más. Lo que L había tratado de rebatir con una sarta de frases pre-juiciosas  como si de sus antepasados más lejanos se tratara. Cuando hablaba con alguna amiga con hijos de la misma edad, se tranquilizaba un poco. Escuchaba algún grito de fondo y la amiga aclarando “es X jugando a la play”. Una tarde L cerró la boca y abrió la cabeza. Cuando su hijo le mostró lo que hacían los streamers (persona que se dedica de hacer videos en vivo jugando juegos, contando historias, o haciendo cualquier cosa), le hizo el click: –Claro, lo que a vos te hace falta es un público –dijo ella. Los streamers gritaban, se puteaban, se reían, golpeaban la mesa, se levantaban de la silla y hacían alguna pirueta.  Se divertían a lo loco. Lo mismo que su hijo. ¡Y encima ganan plata con eso! Los juegos electrónicos on line tienen un nivel amateur, el que juega la mayoría, y niveles profesionales. Profesionalmente son conocidos también como e-sports (deportes electrónicos), y son un fenómeno mundial, una industria que mueve millones. En 2017, por ejemplo, 60 millones de personas en el mundo vieron la final de League of Legends.  (ver aparte). Esos espectadores son chicos, adolescentes, que también juegan poniendo sus gargantas, cuerpos y mentes en máxima tensión para ganar y alentar a sus equipos en los campeonatos mundiales.

Diccionario gamer

Llegó un momento en que L se acostumbró a esas extrañas expresiones que usaba su hijo, sus amigos y los amigos de los amigos. Por ejemplo:

  • “¿Qué hacés, campero (de mierda)?” Campero: es más de los juegos de tiros, viene de  camp y quiere decir esperar a alguien en un lugar específico para matarlo. Acampás y esperás.
  • “¡Qué fedeada que tiene!” Fedeada: Del inglés to feed (alimentar). Hacerse matar repetidas veces a manos de jugadores rivales, generalmente de forma intencionada, con el fin de servir como fuente de experiencia u otro tipo de ventajas.
  • “Ya te banearon seguido”. Banear: viene de ban (restricción), que en la jerga informática es una restricción de un usuario dentro del sistema informático.

Por supuesto, lo que sucedía en casa tenía un correlato directo con lo que pasa afuera. Además de las palabras derivadas del inglés, el streamer número uno de Argentina, “Coscu”, logró que miles de adolescentes replicaran sus inventos de vocablos. Tal es así que en Instagram armó su propio “Diccionario de la Coscu Army” (su comunidad de seguidores) subtítulo: “Educando a la Army. Habla bien, no seas rancio”. Rancio, justamente, una palabra resignificada por él que quiere decir “persona muy molesta”. En su diccionario también están:

  • De ruta: cuando algo está muy bueno.
  • Ndeah: se utiliza para darle sentido humorístico a la frase. Sinónimo “ahre”.
  • Nascar (se profuncina nascaaaaaar): cuando algo está muy bueno o también cuando ganas un Fortnite Ndeah.
  • Bebetos, buenardo, épico, picante, de rúcula, de nazi, duro también son de su propia cosecha potenciada con la interacción con otros streamers.

“La gente más grande que me escucha hablar o a mis seguidores medio que se burlan porque es raro, porque no es correcto en algunos casos, porque usamos palabras que no son muy educadas, otras que no se entienden, otras que no tienen sentido directamente, que para nosotros sí pero para ellos no”, explicó a este diario el streamer y empresario de deportes electrónicos Frankkaster, amigo y colega de Coscu (ver aparte). Algunas de esas palabras se encuentran en El diccionario argentino, una web que busca informar sobre el uso y significado de muchas palabras del argot argentino y ayudar que se entiendan. Es un diccionario armado por cualquiera que quiera hacer su aporte y donde escriben adolescentes. Allí, por ejemplo, una de las definiciones sobre de nazi es “cuando algo está re zarpado o cuando alguien comete una acción sin medir las consecuencias o controversial”. De rúcula, se explica como “una frase creada por la Coscu Army que se refiere a cuando algo está re piola y por eso lo vas a hacer, es mucho más rancia que su versión mejorada ‘de ruta’”.

“Coscu” es Martín Pérez Disalvo, un ex estudiante de Informática que empezó jugando al LOL y resultó tan bueno que terminó en un equipo profesional. En twitter se presenta como humorista y streamer. Tiene un humor que puede ser pavo (para adultos, claro), pero también ácido, escatológico y totalmente lejano a lo políticamente correcto; lo que le ha ganado muchísimos seguidores. Entre ellos, Frankkaster, que fue su fan y hoy tiene su propia estrella. El año pasado ganó el Martin Fierro digital. Los dos, junto a la streamer chilena Belu y al uruguayo ZZK, viven en La Adolfina 3.8, que promocionan como la única stream house de Latinoamérica. Se trata de una enorme casa ubicada en Nordelta. En un piso de la casa trabajan los cuatro, transmitiendo desde allí las 24 hs, sobre todo en la plataforma twich.tv. Y en el otro tienen sus habitaciones. Aunque es muy difícil separar trabajo de vida para ellos. Esta generación de pibes de tempranos veinte está creando su propio sueño, el de muchos, vivir de jugar, que no es tan distinto a vivir de lo que te gusta. “Siempre les digo a los chicos que sigan sus sueños, que si les gusta lo que hago y a ellos les copa hacerlo, prendé la cámara, mostrate como sos y divertirte, siempre y cuando sea por el lado responsable. Siempre les digo a los chicos que sigan sus estudios, que sigan sus trabajos, no que dejen todo a lo loco. Porque cuando yo dejé todo fue porque realmente ya podía vivir de esto y ya lo veía como una salida laboral, si bien no me daba tanto ingreso como mi trabajo fue una apuesta que hice. No sé si es lo correcto hacerlo hasta que no estés con los pies en el suelo”, comentó Frankkaster, con mucha conciencia del recelo que tienen las generaciones más grandes acerca de este mundo desconocido.

 –Qué bueno es carrear, mamá –le dijo el hijo de L. una tarde. Acababa de ganar una partida carreando a su equipo y emergía de su habitación con auriculares inalámbricos adosados, inseparable y permanentemente, a sus orejas.

–¿Por qué?

–Porque quiere decir que sos el mejor.

Carrear, derivado de carry, es cuando hacés todo por el equipo y lo sacás adelante. “Cuando un jugador ‘carrea’ significa que tiene la habilidad o poder suficiente para hacer ganar a su equipo por sí solo”, define el Gamerdic.

–¡Sí, pero es un montón de trabajo! –dijo L.

–Y sí…

–Yo estoy cansada de carrear, ¡carreé toda mi vida!

Y así fue como L esa tarde se sintió incluida. Se apropió de ese lenguaje hasta entonces extraño, lo asimiló a una experiencia propia y terminó hablando como gamer.

 

SEGUIME EN TWITTER

MÁS INFORMES

Para los adolescentes, tomar e intoxicarse es percibido como un juego.

El municipio de Chascomús presentó y elevó a la Defensoria del Pueblo un estudio cualitativo realizado entre jóvenes escolarizados, referido al consumo de drogas...