Para los adolescentes, tomar e intoxicarse es percibido como un juego.

El municipio de Chascomús presentó y elevó a la Defensoria del Pueblo un estudio cualitativo realizado entre jóvenes escolarizados, referido al consumo de drogas y otras problemáticas asociadas.

La gran mayoría de los adolescentes expresó que la familia está ausente, que los límites son pocos claros.

Martello, Defensor del Pueblo Adjunto, a cargo del Area de Adicciones, destacó la tarea que se lleva adelante desde el municipio al recepcionar  el informe que tomó como punto de partida el análisis de los datos recolectados desde la perspectiva de los mismos estudiantes, diseñadas por el Mg. Esteban Wood, coordinador de la Estrategia Municipal sobre Drogas de Chascomús, y la centralidad  para la definición de políticas públicas en el distrito, del intendente Javier Gastón en comprender a los jóvenes como actores sociales con capacidad de acción, protagonistas de sus propias historias de vida,y para empezar a escucharlos primero y diseñar estrategias juntos a ellos en un encuentro al aire libre, que congregó a unos 150 alumnos de 12 a 17 años de todas las escuelas de la ciudad de Chascomús,”.
IMG-20171018-WA0055
En este sentido, desde la Dirección de Educación municipal se diseñó un programa integral de prevención de adicciones

“Por primera vez un estudio de este tipo indica que el consumo abusivo entre las mujeres es tanto o mas elevado que entre los jóvenes varones y el desconocimiento de las consecuencias más nocivas de la ingesta de alcohol sobre el organismo femenino son mas que alarmantes” concluyó Martello quien recibió dichos los datos informe del Municipio y coordinar acciones de visibilización.

Dentro de las principales conclusiones de esa jornada, plasmadas en el informe, se observa cierta naturalidad en el modo en el que los jóvenes  valoran los modos de “divertirse”.
Esteban Wood quien coordinó el encuentro agregó; “El consumo de alcohol es visto como un problema sólo si es en exceso, y que si bien se podrían divertir sin tomar, para ellos el alcohol es sinónimo de diversión, de desinhibición, con lo cual son los propios jóvenes los que nos plantean el camino a seguir”Algunos adolescentes también manifiestan que lo hacen como forma de llamar la atención y para no sentirse afuera del grupo de pertenencia.”
Asimismo, los jóvenes hacen una diferenciación entre consumir para divertirse y lo que comúnmente denominan “quebrar”.
Según el informe las previas es el lugar donde toman por primera vez y donde prueban muchas cosas nuevas, al amparo de la falta de control de los padres. En muchos casos no hay control del adulto en las previas, y a menudo las casas quedan solas.
En este sentido, la gran mayoría de los adolescentes expresó que la familia está ausente: los límites son pocos claros, la figura del adulto está desdibujada, y no hay coherencia en los mensajes. Sostienen que algunos padres están al tanto de la realidad, pero que no la quieren aceptar.

SEGUIME EN TWITTER

MÁS INFORMES