Tabaco: Argentina el precio más bajo de cigarrillos afecta los niveles de consumo

El 80,4% del valor de venta de los cigarrillos en la Argentina corresponde a distintos impuestos y fondos especiales de recaudación estatal. El 19,6% restante es el ingreso neto que recibe la industria y la distribución para solventar su operatoria. Sin embargo el precio de los atados es uno de los más accesibles del mundo.

Según un informe del ex Ministerio de Salud de la Nación, la mayoría de los Estados recauda impuestos por la venta de productos de tabaco, ya sea a través de impuestos generales a las ventas y al valor agregado, de impuestos selectivos al consumo de algunos bienes (excise taxes) y/o dearanceles a la importación. Desde una perspectiva de salud pública los impuestos selectivos son los más importantes porque suben el precio relativo de los productos derivados del tabaco respecto al precio de otros bienes y servicios desalentando su consumo. Además, generan recursos para compensar los costos del tratamiento de enfermedades asociadas al tabaquismo.

La literatura económica reconoce a los impuestos selectivos como la principal herramienta para resolver las externalidades negativas, situación que se da cuando la producción y/o consumo de un bien o servicio genera costos sobre terceros que no se ven reflejados en el precio del bien. Un impuesto selectivo al consumo permite financiar esos costos adicionales; más importante aún, a través de su impacto sobre el precio relativo reduce el consumo del bien acercándolo al óptimo desde un punto de vista social. En honor al economista que por primera vez propuso estos impuestos como solución al problema de las externalidades se los conoce como impuestos “pigouvianos”

En Argentina el precio de venta al público de un atado de cigarrillos está gravado por dos impuestos generales (Impuesto al Valor Agregado -IVA- e Ingresos Brutos -IIBB-), un impuesto selectivo al consumo de tabaco entre otros bienes (Impuesto Interno al Tabaco -INT-) y un impuesto selectivo aplicado solo al consumo de cigarrillos (Impuesto Adicional de Emergencia -IAE-). Además de estos cuatro impuestos, la Ley 19.800 establece un adicional sobre el precio de los cigarrillos para alimentar el Fondo Especial del Tabaco -FET- cuyo destino es el sostenimiento de la producción tabacalera en las provincias del norte argentino. Es importante destacar que ni el FET ni los impuestos generales al consumo se corresponden con el concepto de impuesto pigouviano desarrollado anteriormente, en la medida que persiguen finalidades que nada tienen que ver con el tratamiento de las externalidades negativas provocadas por el consumo de tabaco.

Composición impositiva del tabaco
-80,4% del valor de ventade los cigarrillos en la Argentina corresponde a distintos impuestos y fondos especiales de recaudación estatal.
-19,6% restante es el ingreso neto que recibe la industria y la distribución para solventar su operatoria.

A continuación, incluimos un cuadro indicativo de los distintos impuestos:
1

  • 1) Impuesto Interno al Tabaco (INT)= 59,7%
    • Recaudación a cargo del Fisco Nacional. Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).
  • 2) IVA= 3,9%
  • 3) Fondo de Asistencia Social (FAS) = 7%
    • El destino específico de este impuesto es el de reforzar el financiamiento de programas sociales y/o de salud, del programa Cambio Rural y del Programa Social-Agropecuario. Anualmente, la Ley de Presupuesto determina los programas que serán beneficiados. Por lo tanto, al tener un destino específico su recaudación no es coparticipable con las provincias. Recaudación a cargo de la AFIP.
  • 4) Fondo Especial del Tabaco= 9,2%
    • Lo recaudado tiene un fin específico tendiente a atender problemas críticoseconómicos y sociales de las áreas tabacaleras, que se caracterizan por el régimen jurídico de tenencia de las tierras, con predominio del minifundio y minifundio combinado con el sistema de aparcería; y las tareas relacionadas con el mejoramiento de la calidad de la producción tabacalera por diversos medios, especialmente la obtención, multiplicación y distribución de semillas selectas, incremento de la tecnología tabacalera, etc. Recaudación a cargo de la Secretaría de Agriculturade la Nación.
  • 5) Ingresos Brutos = 0,6%
    • Está a cargo de los Fiscos Provinciales. Centraliza la recaudación el SICOM (Sistema de Recaudación y Control de Grandes Contribuyentes del Impuesto sobre los Ingresos Brutos), ente de contralor y recaudación de los grandes contribuyentes nacionales, que luego efectúa la distribución en función a la recaudación que corresponde a cada provincia.
Como se ve la participación de los impuestos generales (IVA e IIBB) no llega al 5% del PVP debido a que la carga de impuestos selectivos (IAE, FET, INT) reduce la base sobre la cual se aplican estos impuestos.

Los impuestos al tabaco en Argentina tienen una estructura ad valorem, esto es, para determinar el importe a tributar se aplica una alícuota o porcentaje sobre el precio final del bien, luego de descontar los componentes que determina la normativa vigente. Las recomendaciones internacionales sugieren reemplazar o complementar los impuestos ad valorem por un monto fijo por unidad actualizado periódicamente para que todos los productos de tabaco tributen un importe similar independientemente de su precio.
El IVA, IIBB y IAE son impuestos ad valorem, mientras que el FET incluye además del coeficiente ad valorem un pequeño componente específico que se actualiza semestralmente según la evolución del precio promedio ponderado (PPP). Por su parte, el impuesto interno es un impuesto ad valorem pero cada atado de cigarrillos debe tributar como mínimo un monto fijo equivalente al 75% del tributo correspondiente a la categoría más vendida ($22 por atado de 20 cigarrillos a diciembre de 2017).
Según el mencionado informe del desaparecido Ministerio de Salud de la Nación, a lo largo del período 2005-2013 el atado de cigarrillos se volvió más accesible para la población, y esto probablemente explica en parte la lentitud con que disminuye la prevalencia de tabaco. Mientras que a principios de 2005 la compra de 100 atados de 20 cigarrillos insumía alrededor del 25% de la remuneración promedio de un trabajador registrado en el sector privado, a principios de 2014 este porcentaje era menos de la mitad. Conclusiones similares arroja el análisis del ingreso individual promedio de una persona adulta según la Encuesta Permanente de Hogares (datos del segundo trimestre de cada año).
El costo de los cigarrillos en relación al ingreso según la EPH cayó fuertemente entre 2005 y 2006, y más lentamente pero de manera sostenida hasta principios de 2014; contribuyeron a esta tendencia tanto la recuperación del salario real como el abaratamiento de los cigarrillos en relación a otros bienes. Hay que señalar que la EPH fue reformulada en los años 2016 y 2017, razón por la cual las cifras correspondientes a estos años no son estrictamente comparables con el período anterior.
La mayoría de los países de ingresos medios y altos tienen una carga tributaria elevada sobre el consumo de productos de tabaco. Comparado con países pertenecientes a la OCDE, Argentina presenta un porcentaje de carga intermedia sobre el precio de los cigarrillos. En base a la estructura vigente al 15/12/17, con una carga del 71% (sin el FET) Argentina se ubicaría entre los puestos 26 y 27 de 35 países de la OCDE, 4 puntos porcentuales por encima de México (67%) y 12 puntos porcentuales por debajo de Chile (83%).

2
Ahora que sucede concretamente con los precios de los cigarrillos: la Argentina es uno de los países del mundo con valores en dólares mas accesibles. El cuadro a continuación toma como referencia la marca más vendida en nuestro paìs en comparación a su precio en dólares en otros países de América Latina y del mundo. Solamente en países como Colombia y Filipinas se pueden encontrar precios de cigarrillos más accesibles que en la Argentina.

Veamos el cuadro:
3
En definitiva, la estructura impositiva indica que las tabacaleras aportan a las provincias mucho menos que los gastos que le ocasionan a partir del daño que genera, para el sistema público de salud, las enfermedades ligadas al tabaquismo. Actualmente, uno de cada cuatro argentinos es fumador.
En definitiva, la estructura impositiva indica que las tabacaleras aportan a las provincias mucho menos que los gastos que le ocasionan a partir del daño que genera, para el sistema público de salud, las enfermedades ligadas al tabaquismo. Actualmente, uno de cada cuatro argentinos es fumador.
Según la Federación Interamericana del Corazón, la aplicación de tasas provinciales a los productos de tabaco es una herramienta eficaz para reducir el consumo de tabaco (con el consecuente beneficio para la salud), proveer servicios de cesación tabáquica y reducir los gastos sanitarios que generan las enfermedades ocasionadas por el tabaquismo.
Como paliativa la FIC plantea crear tasas específicas, tributos que paga el contribuyente a cambio de un servicio. La tasa, a diferencia de los demás tributos, debe generar una contraprestación directa a quien la abona. Esto implica que el Estado cobra dicha tasa a cambio de un servicio que presta al contribuyente, como es el caso de la tasa de justicia o la correspondiente al alumbrado, barrido y limpieza. Requisitos de una tasa al tabaco:
-Ser diseñada con el objetivo de lograr una mejora de la salud pública, es decir, reducir el consumo de tabaco (en lugar de estar dirigida solamente a aumentar la recaudación)
-Establecer ajustes periódicos y programados (por ejemplo, un incremento por año para los primeros cinco años) que compensenlos efectos de la inflación y sobrepasen el crecimiento del ingreso para evitar que los productos de tabaco se vuelvan más baratos y accesibles (asequibles) en el tiempo.
-Especificar una contraprestación directa que esté efectivamente a disposición del contribuyente.
-Garantizar que la tasa se aplique, se recaude y se controle de manera efectiva. Para ello debe aplicarse en el eslabón de la cadena más fácil de recaudar y controlar. Dependiendo de la provincia, puede que resulte más efectivo recaudar y controlar la tasa en los distribuidores mayoristas y que estos trasladen el aumento al punto de venta y luego al consumidor

Países que avanzaron en la adopción de medidas tributarias a los productos de tabaco en el nivel subnacional o provincial:

  • Estados Unidos:desde principios de los 2000, y especialmente a partir del 2006, se han observado aumentos de los impuestos estaduales en más de 20 estados. Solo en 2010,por ejemplo, se aumentaron los impuestos a los cigarrillos en 6 estados: Hawáii, Utah, Carolinadel Sur, Washington, Nueva York y Nueva Mé En todos los casos aumentó la recaudación fiscal. Al mismo tiempo, en todos los estados que aplicaron impuestos significativos a los productos de tabaco se observó un incremento de los ingresos fiscales y una disminuciónn del consumo.
  • Canadá:entre 2006 y 2012 se implementaron importante aumentos de impuestos que llevaron a crecimiento de los precios del tabaco con la consecuente disminución del consumo y aumento de la recaudación fisca
  • Australia: en Australia se aplicó una tasa de licencia (licence fee), donde los territorios aplicaban la carga a los mayoristas. La tasa aseguraba que se cubrieran los costos de la regulación y se generaran ingresos adicionales para lo territorios. A partir de 1997 el Gobierno Federa acordó cobrar la sobretasa y transferirla a los territorios y Estados. De este modo, las tasas subnacionales funcionaron como el puntapié inicial para el cambio del sistema tributario en el país.

El camino judicial

En distintos países se está avanzando en acciones judiciales contra las tabacaleras. Existen algunas experiencias en nuestro paìs, poco exitosas hasta el momento.
Veamos que dice al respecto, la tabacalera Philip Morris que concentra más del 70% del mercado de cigarrillos en la Argentina, sobre los litigios que afronta en nuestro país, Brasil y Canadá.
Según la tabacalera, los litigios de fumadores y de salud: estos casos principalmente alegan lesiones personales y son presentados por demandantes individuales o en nombre de una clase o supuesta clase de demandantes individuales. Los alegatos de responsabilidad de los demandantes en estos casos se basan en varias teorías de recuperación, incluida la negligencia, negligencia grave, responsabilidad estricta, fraude, tergiversación, defecto de diseño, falta de advertencia, incumplimiento de garantías expresas e implícitas, violaciones de leyes de prácticas comerciales engañosas y estatutos de protección al consumidor.
Los demandantes en estos los casos buscan diversas formas de reparación, incluidos daños compensatorios y de otra índole, y medidas cautelares y equitativas. Como respuestas, la tabacalera afirma que desarrolla una actividad lícita, falta de declaración de un reclamo, falta de defecto, falta de causa próxima, asunción del riesgo y estatuto de limitaciones.
A partir del 24 de julio de 2018, hubo una serie de casos de fumadores y de salud pendientes en contra Philip Morris y sus subsidiarias: • 65 casos interpuestos por demandantes individuales en Argentina (35), Brasil (10), Canadá (4), Chile (7), Costa Rica (1), Italia (3), Filipinas (1), Polonia (2), Turquía (1) y Escocia (1), en comparación con 68 de estos casos el 25 de julio de 2017, y 65 casos el 22 de julio de 2016; y •11 casos presentados en nombre de clases de demandantes individuales en Brasil (2) y Canadá (9), en comparación con 11 casos de este tipo el 25 de julio de 2017 y 11 de estos casos el 22 de julio de 2016.

SEGUIME EN TWITTER

MÁS INFORMES

Consumos problemáticos y acceso a la salud desde una perspectiva de...

La mayor parte de las terapias existentes, vinculadas con las adicciones, han sido diseñadas pensando en los hombres. Ello dificulta, cuando no impide, el adecuado tratamiento de las mujeres. Un dato habla por sí solo: solo en la provincia de Buenos Aires, existe siete comunidades terapéuticas dependientes del Estado bonaerense